Como sabemos todos, en cada salida siempre hay anécdotas. Algunas graciosas y otras no tanto. Pero siempre pasa algún imprevisto.

Un domingo de este pasado enero quería hacer unas tres horas de carretera y al final salí solo. Hice una ruta que pasaba por: La Coma, Desierto de las Palmas, Oropesa, Ribera de Cabanes, La Pobla Tornesa y Vilafames.

Pues bien, cuando llegué a la Ribera de Cabanes y antes de empezar el puerto ví a una pareja de unos 60 años que iban con bici.

El hombre iba delante y la mujer detrás con una bici de paseo eléctrica. Al ver que llevaba mejor ritmo, les adelanté. Como siempre saludando. El me contestó pero ella no. Ya subiendo, pasados un par de kilómetros me adelanta la mujer con la bici eléctrica sin decir ni mu. Os prometo que yo iba subiendo sobre 15-20 km/h. La mujer no saludó pero la cara de felicidad que llevaba era una pasada. La perdí de vista. Antes de coronar la ví que había parado a esperar al compañero de ruta. Cuando pasé por delante de ella nos cruzamos las miradas y nos reimos. Menuda la abuela, que bien que se lo pasó. Pues eso. Esa fue la anécdota del día. Una abuela me adelantó con una bici. Espero que os haya gustado.