PRIMERA QUEDADA EL CICLISMO NOS UNE

PRIMERA QUEDADA EL CICLISMO NOS UNE

El pasado domingo dia 21 de julio celebramos la primera quedada EL CICLISMO NOS UNE en versión carretera.

Nos juntamos 5 ciclistas (Javi, Iban, Roberto, Valentín y yo mismo) con ganas de realizar una salida sin demasiadas prisas.

La Ruta: Vilafames- La Pobla-Cabanes-Torre Endomenec-Puerto Serratella (2ª)-Albocàsser-Torre Embesora-Coll de las Minas (3ª)-Els Ibarsos-Barona-Vilafames.

Salimos de Vilafamés a las 7:00 con buen tiempo (20ºC). Rodamos juntos hasta el primer puerto, el de La Serratella, 13km al 4%. Javi e Iban subieron más rápido y Roberto y yo nos lo cogimos con calma. Coronamos y después de la bajada llegamos a Albocàsser donde comimos alguna barrita y rellenamos agua. Luego, la intención era subir la Bandereta por Rosildos pero decidimos ir dirección Torre Embesora y volver por Els Ibarsos. Después de salir a la carretera dirección Atzeneta (CV-165) enseguida vimos el hormigonado que subía al Parc Miner y nos decidimos a subir por ahí.

Era la primera vez que subía al Coll de las Minas o subida al Parc Miner del Maestrat (3km al 8%) con rampas de dos dígitos que llegaban a 23% en algun punto. Esta subida es en su mayoría hormigonda y se realizaba en las ultimas ediciones de La Titanica. Una vez coronamos nos hicimos varias fotos y ya nos propusimos volver a Vilafamés. Ya casi todo bajada y terreno rodador quitando de algún repecho. Ya eran casi las 10:00 y nos acercábamos a los 25ºC. Después de la Barona empezaba el repecho de La Basseta-«Muro de La Barona» (1km al 5%), premio Strava del día que ganó Javi Marco. ¿El premio? el almuerzo gratis.

Ya en Vilafamés fuimos a almorzar a la Tasketa, donde nos trataron muy bien.

Conclusión de la quedada: Buen tiempo, buena compañía, buenos paisajes y buen almuerzo. ¿Qué más se puede pedir?

GRACIAS POR VENIR. Próxima quedada en BTT.

Recomendaciones: El Parc Miner del Maestrat se encuentra en el paraje natural de “la Fontanella”, situado a unos 800 metros de altitud, y permite contemplar unas magníficas vistas panorámicas de la comarca de l’Alt Maestrat. La visita guiada tiene una duración aproximada de 2 horas y consta de la visita a las dos minas: Victoria y Esperanza. El trayecto por el exterior se realiza con un tren minero que une ambas bocaminas, mientras que el recorrido interior se realiza andando por dentro de las galerías.

 

 

EL DÍA MUNDIAL DE LA BICI Y EL LSD

EL DÍA MUNDIAL DE LA BICI Y EL LSD

El pasado día 3 de junio se celebraba el día Mundial de la Bicicleta. Al ir a buscar información sobre el tema me encuentro que años atrás se celebraba el 19 de abril. De hecho en 2018 se celebró dos veces, el día 19 de abril y el dia 3 de junio. Al revisar el motivo de haber dos fechas me encontré con la siguiente curiosidad: El día 19 de abril de 1943  Albert Hofmann se contaminó en su laboratorio con una sustancia y su regreso a casa en bicicleta se tornaría famoso por haber sido la primera experiencia documentada de los efectos psicotrópicos del LSD.

«El 19 de abril conmemora el doble viaje, ciclista y psicodélico, que llevó a cabo el químico Albert Hofmann en 1943»

A continuación vamos a ver que le pasó al Dr. Albert:

Ese famoso 19 de abril de 1943, el Dr. Albert Hofmann, que trabajaba en los laboratorios Sandoz (hoy Novartis) de Basilea con los alcaloides del cornezuelo del centeno, decidió hacer una prueba utilizándose a sí mismo como cobaya. Solo tres días antes había estado ocupado con una variante del ácido lisérgico, famosa luego como LSD. A los 40 minutos de haberla probado anotó en su cuaderno: «Comienzan los efectos. Ligero mareo, sensación de ansiedad, alucinaciones visuales, síntomas de parálisis, deseo de reír». A partir de ahí no pudo seguir escribiendo.

Asustado, Hofmann decidió regresar a casa en bicicleta (en plena guerra mundial, apenas había coches) y pidió al ayudante del laboratorio que lo acompañara. Días después informó a sus jefes: «Al volver en bicicleta mi estado empezó a ser peligroso. Todo lo que había en mi campo de visión se movía distorsionado, como si se reflejara en un espejo curvo. También tuve la sensación de no poder moverme, aunque mi asistente me dijo después que habíamos pedaleado a una buena velocidad. Finalmente llegamos a casa sin problemas, y solo fui capaz de decir a mi acompañante que llamara al médico y pidiera leche a los vecinos». El galeno no apreció enfermedad alguna, salvo dilatación de las pupilas, mientras la vecina que le proporcionó la leche le pareció que “ya no era la señora R., sino una bruja malévola con una máscara de colores”.

A partir de ahí, el pánico que embargaba al científico, quien llegó a pensar que estaba muriendo, fue atenuándose y «dejó paso a un sentimiento de felicidad y gratitud». 

Sin pretenderlo, Hofmann había realizado el primer viaje con LSD y enseguida se dio cuenta de que se trataba de una sustancia extraordinaria, el alucinógeno más potente conocido. Imaginó que podría ser una droga importante en medicina psiquiátrica, sin considerar ni por un momento su potencial uso recreativo, que sería tan común en la época hippie y contracultural (“cuanto más se difundía su uso como alucinógeno, más problemático se volvía”, escribió). Pero siempre se refirió a aquella experiencia como «el día de la bicicleta». A partir de entonces siempre se habia venido celebrando ese día como el «día de la bicicleta» sin serlo de manera oficial.

Sin embargo las  Naciones Unidas declaró el 3 de junio como Día Internacional Mundial de la Bicicleta al adoptar una resolución del 12 de abril de 2018, en el transcurso de la 72ª sesión ordinaria de su Asamblea General, en la ciudad de Nueva York. Seguramente también para desvincularlo un poco del tema del LSD.

Fuente: El Pais. Este post contiene algún extracto del artículo publicado en El Pais por Miguel Delibes de Castro (profesor ad honorem del CSIC y miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Fisicas y Naturales)

Albert Hofmann, fue el primero en haber sintetizado, ingerido y experimentado los efectos psicotrópicos del LSD

POLAR GRAN FONDO LA MUSSARA 2019

POLAR GRAN FONDO LA MUSSARA 2019

Al final fuimos 14 componentes del club a hacer La Mussara 2019. Varios miembros del grupo salieron hacia Reus el sábado por la tarde. Tarde para recoger el dorsal y hacer algunas fotos en la Feria de Reus e intentar pillar un autógrafo de Alberto Contador y Oscar Pereiro. Para cenar algo de pasta y a dormir en un hotel de Salou. Fabian y yo llegamos a Salou por la noche. Nos toca comer pasta pero dentro del coche. A las 5:30 suena el despertador y bajamos a desayunar de bufet en el mismo hotel. Por cierto, detallazo del hotel por tener preparado el desayuno a las 6:00 de la mañana. Cargamos las bicis a los coches y furgonetas y nos vamos hacia Reus. Entramos en el cajón sobre las 7:00. Unos salían a las 7:15, otros 7:20 y el resto 7:35. Así que a esperar la hora de salida.

Pablo hace la distancia intermedia de 135 km, los demás vamos a la larga. Mismo recorrido que año pasado menos la parte final, después del último puerto, que para llegar a La Feria de Reus se ha cambiado y nos han preparado una bajada no muy fácil y bastante terreno rodador dirección Reus. Disfrutamos de los clásicos: El Coll de la Mussara, el Coll de Picorandan, les Cretes de la Llena, el temido Mama Por y el Coll de les Pinedes. En total 186km con 3300 metros de desnivel.

Día de muchísimo viento y frío las primeras horas. Las previsiones de algo de lluvia no se cumplieron pero las de viento sí. Además mi Garmin me marcó 2ºC de mínima y 23ºC de máxima. Yendo de corto, con chaleco y manguitos no era suficiente durante gran parte de la prueba.

Javi, Antonio y Manolo salen un cajón antes. Miguel G, Miguel C, Valentin, Jorge , Jose y yo salimos del cajón 2 y Roberto, Fabian, Emilio y Beto salen más atrás. Javi y Emilio hacen top 50, Jose contacta con Manolo y ambos consiguen bajar de 7h. Los dos Miguel, Valentin, Jorge y yo entramos sobre las 7h llevando un bonito pique todo el día, adelantándonos varias veces durante el recorrido y haciéndonos alguna foto en los avituallamientos. Antonio decide pasarse al recorrido de 135 km sobre la marcha, buena decisión al ver que el viento no es lo suyo. Beto consigue hacerla en 7h pero no llega a contactar con nosotros al salir de otro cajon 15 minutos detrás. Fabian y Roberto también consiguen ser finishers y cumplir con su reto. Por cierto Manolo consiguió hacerse una foto con Alberto Contador en carrera.

Llegamos todos a la feria de Reus y recogemos los detalles de finishers: Gorra, gel de ducha, bolsa de tela y pantunflas para cambiarte los zapatos y descansar por lo menos los pies. Aparcamos las bicis en la zona habilitada para ello y entramos a comer. Después de hacer un poco de cola conseguimos entrar y nos comemos un buen plato de pasta que ganas teníamos. Yo fideuá y alguna cerveza que otra.

Después de comer nos fuimos a ducharnos al polideportivo y de allí para casa.

La organización mejoró, respecto del año pasado, la entrega de los detalles de finisher para que no se formaran grandes colas y también mejoró la parte final del recorrido dotándola de mayor seguridad para acceder a Reus y a su Feria. Los avituallamientos tenían de todo, la comida en meta estaba bastante buena y en muchos sitios la gente nos animaba y eso siempre es de agradecer. Todos estos detalles son sinónimo de gran organización. El no tener el recorrido cortado al tráfico hizo peligroso algún tramo, pero está claro que todo no se puede tener. Con todo, disfrutamos de un gran fin de semana.

LA ABUELA Y LA BICI ELÉCTRICA

LA ABUELA Y LA BICI ELÉCTRICA

Como sabemos todos, en cada salida siempre hay anécdotas. Algunas graciosas y otras no tanto. Pero siempre pasa algún imprevisto. 

Un domingo de este pasado enero quería hacer unas tres horas de carretera y al final salí solo. Hice una ruta que pasaba por: La Coma, Desierto de las Palmas, Oropesa, Ribera de Cabanes, La Pobla Tornesa y Vilafames.

Pues bien, cuando llegué a la Ribera de Cabanes y antes de empezar el puerto ví a una pareja de unos 60 años que iban con bici.

El hombre iba delante y la mujer detrás con una bici de paseo eléctrica. Al ver que llevaba mejor ritmo, les adelanté. Como siempre saludando. El me contestó pero ella no. Ya subiendo, pasados un par de kilómetros me adelanta la mujer con la bici eléctrica sin decir ni mu. Os prometo que yo iba subiendo sobre 15-20 km/h. La mujer no saludó pero la cara de felicidad que llevaba era una pasada. La perdí de vista. Antes de coronar la ví que había parado a esperar al compañero de ruta. Cuando pasé por delante de ella nos cruzamos las miradas y nos reimos. Menuda la abuela, que bien que se lo pasó. Pues eso. Esa fue la anécdota del día. Una abuela me adelantó con una bici. Espero que os haya gustado.